GALICIACITY. Indice de recursos gallegos en Internet

BUTACA CRÍTICA

ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO

Milos Forman, 1975



Título original: One flew over the cuckoo's nest; Producción: USA, 1975; Dirección: Milos Forman; Guión: Lawrence Hauben y Bo Goldman, sobre la novela homónima de Ken Kesey, 1962; Duración: 110 minutos; Intérpretes: Jack Nicholson (Mc. Murphy), Louise Fletcher (Ms. Ratched), Will Sampson (Jefe Bromden).

Milos Forman, exiliado checo en EE. UU. desde 1968, ha conseguido una espléndida transposición a la pantalla de la homónima narración "undeground" y en la línea "contracultural" de Ken Kesey. Obra que pasó desapercibida en su edición y que luego con los 5 óscar del film experimentó un relanzamiento espectacular.

Forman canta la libertad de la persona, oprimida por la estructura social en una situación fronteriza entre la salud y la enajenación psíquica; y lo hace desde su visión propia, forjada penosamente por experiencias de su propia vida: fue testigo en su infancia de la persecución nazi de su padre judío; más tarde, de la guerra mundial y finalmente del estado socialista. Su formación en las academias de música, arte dramático y cine de Praga durante los años cincuenta imbuidos de "realismo dirigido", censura política y vigilancia ideológica, le hicieron ducho en formas de expresión cifradas, en críticas en clave y en resignación y humor negro.

Como toda auténtica creación artística, Alguien voló sobre el nido del cuco, llamativo titulo tomado de un canto infantil, es una película con una densísima concentración temática. El secreto de su éxito consiste en haberse conseguido un estilo expresivo, tan asequible al gran público como a la critica más exigente.

La extraordinaria habilidad de Forman consiste en que implica totalmente al espectador como el auténtico protagonista del espectáculo; contempla una acción muy simple que se encarna en un triángulo de intérpretes: de una parte, el pícaro perfectamente sano aunque aparentemente enfermo, a quien la vida no ha conseguido domeñar. De otra, su aliado, el piel roja, eco de las fuerzas naturales y del sentido común originario. Finalmente, la enfermera, aparentemente sana, pero en realidad víctima y verdugo del poder establecido. Con esto el temple del espectador, sus represiones y agresiones se vuelcan sobre una pantalla rebosante de acción, empapada de un humor de todos los colores y en un juego de sentimientos, que va desde la compasión el temor y de la angustia al regocijo más ruidoso.

A través de ese nivel e íntimamente relacionado con él emerge para otro tipo de espectadores una descarnada crítica social política. En ella Miss Ratched se transforma en el poder arrollador de la sociedad tecnocrática, carente de creatividad pero incapaz de reconocer sus derrotas ante la exuberante vitalidad y la imaginación desbordada de Mc Murphy, el hombre genial, pero marginado. Finalmente, Jefe Bromden, encarnación de la resistencia pasiva y de la cazurrería del sistemáticamente oprimido. Se trata, pues, de una taimada lucha de clases, que ha transformado el mundo supercivilizado en un manicomio de alienaciones.

Esta es la clave psicológica, otro fundamental acierto del film. Porque al situarse la acción en una clínica psiquiátrica, donde se practican desde las técnicas más tradicionales (electro-schock y lobotomía) a las más actuales de fármacos sofisticados y terapia de grupo, se facilita la presentación de una serie de prototipos en una situación fronteriza y subliminar; es decir, de conciencia profunda. Forman ha sabido visualizar con absoluta espontaneidad el mundo interior de los enfermos agudos, incurables y crónicos gracias a personajes de la vida real, presentados sin la menor sofisticación. La velada alusión a la tesis de la antipsiquiatría ("no hay enfermos mentales, sino víctimas de una sociedad enfermiza") facilita la transferencia y la identificación, hábilmente manipulada por la recreación del ambiente, la espléndida banda sonora perfectamente funcional y, sobra todo, las geniales interpretaciones de Jack Nicholson (Mc Murphy) y Louise Fletcher (Miss Ratched), a cual más merito-ria, perfectamente secundadas por Will Sampson (Jefe Bromden) y el resto del reparto.


Preguntas a tener en cuenta mientras se ve la película:

- Hay de fondo una enorme crítica de nuestra sociedad; fíjate en los momentos en que aparece esta crítica: ¿cuándo, cómo, de qué forma?, ¿es atinada?, ¿te pone a favor o en contra?, ¿te parece construc-tiva o destructiva?, ¿ves aplicaciones a tu mundo concreto?
- Situaciones, expresiones, gestos en los que se critica a la autoridad, a la institución: fíjate en los mo-mentos ... (como en la pregunta anterior)
- Tipos que aparecen: de cada uno de ellos analiza su diseño, interpretación, detalles significativos, reacción que provoca, ...
- Fijándonos en los 'líderes' principales: ¿qué poder tienen?, ¿cómo y para qué lo utilizan realmente?, ¿sirven a los demás o se sirven de ellos?, ¿lideran, sirven, ayudan o manipulan, humillan?; intenta recordar ejemplos, gestos y situaciones que iluminen su intención profunda, su mundo interior.
- El papel de los 'papeles' secundarios, 'la masa': ¿obedecen, se someten, quieren quedar bien, buscan su bien, van 'a lo suyo'? Ejemplos concretos.
- Analiza las 'situaciones límite' (excursión, soborno, las chicas, estrangulación, lobotomía, eutanasia, final, ...) de la película y el valor simbólico que puedan tener para iluminar realidades concretas de la vida real.




Para hacer alguna sugerencia: fermomugu@telefonica.net

Botón Galiciacity
Espacio creado y actualizado desde Vigo por los miembros de Galiciacity.
Para cualquier consulta diríjanse a webmaster@galiciacity.com
Para volver a la página principal de 'Butaca Crítica'