GALICIACITY. Indice de recursos gallegos en Internet

Ficha técnica
Dirección:
ALEJANDRO AMENABAR.
Guión,
ALEJANDRO AMENABAR y MATEO GIL.
Producción:
JOSE LUIS CUERDA.
Fotografía:
HANS BURMANN.
Música:
ALEJANDRO AMENABAR y MARIANO MARIN.
Española:
Madrid, 1997;
Duración:
117 minutos.

Ficha artística
César, EDUARDO NORIEGA.
Sofía, PENELOPE CRUZ.
Antonio, CHETE LERA.
Pelayo, FELE MARTINEZ.
Nuria, NAJWA NIMRI.

Más información
A continuación te ofrecemos algunos enlaces que puedes consultar sobre esta película:
  • Internet Movie Database
  • Crítica de Eduardo Sotomayor
  • Comentarios

    Fernando Moreno Muguruza.
    Para enviarme tus comentarios escríbeme a fermomugu@telefonica.net.

    ABRE LOS OJOS
    COMENTARIO CRÍTICO
    Con gran éxito de crítica y público, puede verse ya en video esta película, segunda obra de un joven español de 25 años. La tarde de sábado en que la vi, la sala estaba repleta de quinceañeras. En los momentos más álgidos y con ingenuidad intranscendente, comentaban, supongo que sin entender demasiado, su desconcierto.

    Después de su notable Tesis, premiada con siete Goyas, Amenábar elabora y presenta una so bresaliente creación. No es fácil definir el tema de esta asignatura. ¿La juventud, la felicidad, la personalidad, el inconsciente, el vacío interior, la realidad, el sueño, la ciencia-ficción, el teatro, la soledad, la amistad, el amor,...? Dice, en CINEMANIA, Vicente Molina Foix: "Ha dicho Amenábar que Abre los ojos es una película de amor, y tiene razón, aunque yo me atrevería a decir aquí el verdadero nombre del amor que la película explora: el amor a sí mismo."

    "Imagina que un día te levantas por la mañana, sales a la calle, no hay nadie, llegas a la Gran Vía de Madrid, por ejemplo, y está absolutamente vacía, estás solo en el mundo. Esto es lo que se puede sentir a lo largo de Abre los ojos, dice Alejandro Amenábar. La emoción está desde que arranca la historia, cuando tiene que haber una separación y los personajes no quieren. Esta película podría haber sido una amable comedia de enredo, pero se convierte en la peor de las pesadillas. Abre los ojos habla sobre la alienación. Sobre todas las alienaciones. ¿Qué sabemos de lo que nos rodea? ¿De cuántas maneras diferentes se puede percibir una misma realidad?"

    Está contada por un joven, pero tiene el vocabulario de un maestro. La forma es sugerente, apasionante, fresca, impactante. El contenido es profundo, cuestionador, transcendente. El estilo es una mezcla de Hitchcock y Kubrik: suspense, espontaneidad, cripticismo. Se puede ir a pasar el rato, pero mejor llevar papel y lápiz para hacer los deberes y sacar la moraleja. Como los grandes directores -los libros, las personas y la misma vida-, Amenábar hay que leerlo en una segunda lectura. Así, además de lo que se ve a simple vista, se podrá hacer un viaje a través de lo desconocido.

    Todas las piezas están genialmente engarzadas, para que nos preguntemos al salir: "¿Puede el individuo ser feliz desde la realidad o necesita escaparse a lo 'virtual', soñar, para lograrlo? ¿El desarrollo humano puede ayudarnos en la tragedia personal de 'aceptar las cosas como son'?"

    Como El resplandor de Kubrik, vemos una trama entretenida y aparentemente superficial, en cuyo trasfondo se pueden encontrar claves para pensar sobre el ser humano y sus problemas. César, preocupado por lo visible y brillante -como es habitual a su edad y condición: físico, dinero, coches, ligues-, es presa de sus mismas obsesiones. Se mira demasiado a sí mismo y la vida le trata mal. La misma velocidad provoca un accidente que deforma su aspecto. Busca la salida fácil y se encuentra -igualmente perdido, por despersonalizado- dentro de un laberinto del que, también, quiere huir. Detrás de cada detalle, desde la primera imagen, en cada conversación, hay una posibilidad de trascendencia, de cuestionamiento. César dice al médico jefe: "¡Usted, que lo sabe todo, invente algo para arreglar mi cara! Puedo pagarle!" Y el policía del siquiátrico le dice: "¡Tú eres un hijo de papá, que ha vivido de puta madre y no sabe lo que quiere!" El siquiatra: "No hagas como las anoréxicas, que empiezan por verse gordas y acaban locas." Los médicos le proponen usar una careta: "¡Sólo tienes que aceptar las cosas!" El personaje de la tele: "¡Todo depende de tu pensamiento, no creas lo que te dicen! No importa lo que sientan los otros, sino lo que tú sientas que sienten." "¿Por qué no me han dicho la verdad? - No hubieras sido capaz de afrontarla." Curiosamente, al principio, César tiene que desempañar el espejo para mirarse la cara; dos veces igual: "Hay cosas que parece que ya las hemos vivido" ...

    Nada parece decirse por casualidad. Sofía hace 'mimo' y estudia arte dramático. No hay frontera entre la vida y la ficción, el sueño y la realidad, los deseos y las interpretaciones. ¿Nos manipulan? ¿Podemos manipular la vida?

    "¿Qué es la felicidad?", "¿Crees en Dios?", "¿Quién soy yo?", "¿Qué es lo real?", "¡Quiero una cara, no una careta!", "¡Quiero despertar!", "¡Quiero verte!", "¡Tranquilo: abre los ojos!", ... no son tópicos. En este film no se cae en los tópicos ni se hacen concesiones al espectador -por adolescente o ingenuo que fuera-. Hay diversión y humor -mucho humor-. Pero el ritmo -el tempo- es lento, intenso, desconcertante. Y la música -también de Amenábar, con aires mahlerianos para la meditación- no descentra. Hay escenas de inmensa ternura -en el parque bajo la lluvia-, de gran fuerza retardada -veces que se descubre la cara-, de tensión y suspense -sueño y realidad, amor y odio con Sofía-, de humor e ironía -"si quieres que me mueva, tienes que echarme una moneda"-.

    Película para pensar, para la polémica a la salida y la decisión posterior -¡imprescindible!- sobre la propia vida: ¿Quieres vivir a tope? ¿Quieres despertar? Pues no huyas, no vegetes, no vivas dormido ... ¡abre los ojos!

    F.M.M.

    El arte de dirigir consiste en saber cuando hay que abandonar la batuta para no molestar a la orquesta
    (H. von Karajan)

    Botón Galiciacity
    Espacio creado y actualizado desde Vigo por los miembros de Galiciacity.
    Para cualquier consulta diríjanse a webmaster@galiciacity.com
    Para volver a la página principal de 'Butaca Crítica'